sábado, febrero 17, 2018
Quiénes fueron víctimas del Holocausto

En el mundo conocemos sobre la persecución hacia los judíos, pero lo que no tomamos en cuenta son los otros factores de la sociedad que influyeron en la cantidad de víctimas del Holocausto.

Cuando escuchamos la palabra Holocausto se nos viene a la mente las torturas y vejaciones que sufrieron los judíos durante la Segunda Guerra Mundial y no estamos lejos de la realidad, porque alrededor de 7 millones de judíos fueron torturados o encerrados en cámaras de gas hasta su muerte.

Enfermos mentales, discapacitados físicamente, gitanos y hasta homosexuales también fueron víctimas del Holocausto, por lo que las cifras de víctimas de la persecución nazi aumentan considerablemente.

Para los nazis no solo los judíos eran considerados como “indeseables parásitos”, sino que además los enfermos, convertidos al cristianismo, ancianos, jóvenes y niños que no perteneciesen a la “raza superior” debían ser exterminados para así conservar la genética de origen alemán.

víctimas del Holocausto

Sobrevivientes del Holocausto

Víctimas del Holocausto

-Judíos: como te comenté anteriormente, los judíos eran los enemigos principales, o al menos así lo veían los nazis, quienes consideraban a las personas de esta religión como “irrelevantes”. También los agregaron en una especie “estereotipos negativos”.

Por tal razón, los perseguían durante la guerra para encerrarlos en cámaras de gas, campos de concentración o –incluso-  fusilarlos sin compasión.

– Los gitanos: algunos eran condenados a realizar trabajos forzados en los campos, conocidos como “Campos Gitanos”, otros sufrian destinos más fatales, puesto que los exterminaban en su llegada o poco tiempo después.

Los gitanos fueron obligados a trabajar en fábricas de ladrillos, aserraderos y cavando canales de irrigación. Terminaban muertos de cansancio o de hambre.

Para que te hagas una idea, los gitanos como víctimas del Holocausto vivían al aire libre, descalzos y con mala alimentación. Cuando llegaba la noche, los nazi sacaban unos cuarenta gitanos para asesinarlos.

-. Los homosexuales: al contrario de los gitanos o judíos, los homosexuales no eran exterminados al llegar a los campos de concentración, pero de igual forma, eran obligados a realizar trabajos forzosos.

Muchos de ellos fueron deportados, empujados por el racismo. Los nazi consideraban la homosexualidad como un “delito”, porque impedía la reproducción de la pretendida raza germánica.

Según testimonios, los homosexuales eran sometidos a las mismas brutalidades y experimentos médicos. Los identificaban con un tatuaje de triángulo rosa, con lo que las vejaciones eran más brutales.

Los homosexuales como víctimas del Holocausto eran arrojados a los perros para que los devorasen, mientras que los otros eran deportados.

– Enfermos mentales e inválidos: para los científicos racistas existían “vidas sin valor”, algunas con “existencias superfluas” de “espíritus muertos”, pero sobre todo, las consideraban como “envoltorios humanos vacíos”.

Inspirados por la idea de Darwin de la “lucha por la vida”,  los nazis exterminaron alcohólicos, epilépticos, psicópatas, enfermos, débiles de espíritu, inválidos y enfermos incurables.

Por medio de una campaña en distintos medios de comunicación, los nazis justificaban la eutanasia aplicada a este tipo de personas. Alegaban que “eran personas incapaces de realizar algún trabajo, pero que consumían recursos. Esto era inadmisible en un país en guerra”.

Por lo tanto, a los 7 millones de judíos podríamos sumar otros 7 millones de personas más como víctimas del Holocausto. Sin embargo, esta cifra es tan solo un aproximado, puesto que los nazis camuflaban la cantidad de prisioneros muertos colocándole el mismo número a otro prisionero, aún vivo.

Como podemos observar, los nazis, inspirados en su máximo líder, Adolfo Hitler, fueron capaces de perseguir a todo aquel que ellos considerasen inferiores a sus pretensiones de dominar Europa, con miras al mundo.

Si los nazis hubiesen ganado la Segunda Guerra Mundial, yo no hubiese escrito este post y MUY  posiblemente tú no me hubieses leído.

0 Comentarios

Deja un comentario