Sin que sus padres fueran conscientes de lo que hacía tantas horas encerrado en su cuarto, Ricardo Pacheco, un niño de siete años vecino de la localidad almeriense de Mojácar, ha construido una casa más grande que aquella en la que vive utilizando exclusivamente piezas de Lego. Su hermana pequeña, de cuatro años, asegura que Ricardo comenzó montando una casa para sus muñecas, pero después fue añadiendo nuevas habitaciones y se le acabó yendo de las manos.

La vivienda de Lego construida por el niño tiene cinco habitaciones, tres baños y 250 metros cuadrados. El pequeño colocó los primeros cimientos en su propia habitación pero, a medida que la casa fue creciendo, tuvo que ir construyendo otros en las demás habitaciones, hasta que la casa de Lego absorbió por completo la casa de sus padres. “Cuando fui a su cuarto a ver qué hacía, me di cuenta de que nuestra casa estaba dentro de una gigante casa de Lego”, declara su madre.

La familia entera se ha mudado al castillo de Lego, que cuenta con torres de vigilancia, pistolas y ruedas varias. Lego ya ha anunciado que empezará a cobrarles alquiler a partir de la semana que viene. “La verdad es que es la casa con la que siempre hemos soñado”, apunta el padre. “Ya he ido a la tienda a comprar más piezas para que Ricardo pueda añadir la terraza que siempre quise tener”, añade.

Al cierre de la edición, cuando toda la familia ya se había acomodado en la nueva casa, el niño la ha destruido porque, según ha declarado a la prensa, “ya me había aburrido y ahora quiero utilizar las piezas para construir una urbanización de adosados en la costa, que ahí es donde está el dinero”.

0 Comentarios

Deja un comentario




Síguenos

INSTAGRAM

Agencia de publicidad en Venezuela