miércoles, febrero 21, 2018
Elimina esa tos seca y constante

¿Sabías que la tos seca y constante puede ser causada por una reacción alérgica? y que además, se acentúa durante las noches generalmente.

Bueno, te puedo decir que cuando existe este tipo de tos seca ocasionada por ácaros del polvo, el polen y hongos diversos, resulta ser una combinación de procesos víricos que pueden afectar la garganta, el pecho y llega a transformarse en persistente.

Sin embargo, además de usar medicamentos se pueden utilizar una serie de tratamientos o remedios caseros y naturales que puedes realizar sin complicación tú mismo, además que te serán de gran ayuda.

Remedios para la tos seca

Entre estos remedios podemos mencionar:

  1. Jarabe de cebolla

Toma una cebolla cortada en trozos y mézclala con cucharadas de miel agregando un zumo de limón. Lo dejas macerando durante una noche y al día siguiente te tomas dos cucharadas de este jarabe cada dos a tres horas diariamente.

  1. Vapor de agua de eucalipto y limón

Hierve ½ litro de agua con unas hojas de eucalipto y un zumo de limón, luego baja el fuego, colocando la preparación en un recipiente y comienza a aspirar los vapores.

También, puedes agregar miel en lugar de limón. Esto puedes realizarlo al menos tres veces al día. ¡Es genial para eliminar la flema y liberar los bronquios!

  1. Sal y agua

Puedes aliviar esa tos seca persistente, así como el dolor de garganta, mezclando una pizca de sal en un vaso de agua tibia y haciendo gárgaras de tres o cuatro veces al día.

  1. Ajo, zanahoria y leche vegetal

Cocina media cabeza de ajo y dos zanahorias en medio litro de leche vegetal hasta que las zanahorias se ablanden. Puedes endulzar esta preparación con miel al gusto y tomarlo a la hora de ir a la cama.

¡Recuerda que el ajo posee propiedades antibacterianas y combate la tos seca!

  1. Tomar té y jugos de frutas antes de ir a dormir, a temperatura ambiente preferiblemente, resultan efectivos y calmantes.
  2. limón, miel de abejas y jengibre

Combina las rodajas de limón, miel de abejas y jengibre en un recipiente de vidrio; tápalo y colócalo en la nevera hasta que se forme una gelatina. Toma una cucharadita en una taza y viértela en agua hirviendo sobre ella. Esto puedes reservarlo en la nevera hasta dos o tres meses.

  1. En el caso de no sentir mejoría, consulta a tu médico de preferencia, sobre todo cuando aparece fiebre, dolor en el pecho y /o otros malestares.

0 Comentarios

Deja un comentario