Cómo prepararse para un ultrasonido ginecológico

¿Estás lista para un ultrasonido ginecológico? En principio, ¿tienes idea de lo que es el ultrasonido ginecológico o ecografía?, bueno es un examen que se realiza para diagnosticar imágenes del interior del organismo. Este se basa en la aplicación de ondas de sonido de alta frecuencia que producen una vibración casi imperceptible al oído humano.

De este modo, el médico busca es crear una imagen o secuencia de imágenes en tiempo real, proyectadas en el monitor de una computadora, que pueden ser grabadas para luego brindar un diagnóstico adecuado.

¿Cómo se hace un ultrasonido ginecológico?

Generalmente el examen en sí resulta sencillo,  sirve para determinar problemas ginecológicos, examinar los órganos reproductores de la mujer, así como para establecer la presencia o no de un embrión o feto. Ahora, te estarás preguntando tú como mujer, ¿cómo te prepararías para un ultrasonido ginecológico?

ultrasonido ginecológico

Primeramente, déjame explicarte que existen dos tipos de ultrasonidos: el pélvico y el obstétrico, ambos muy relacionados y con un solo propósito: evaluar tus órganos internos, analizar y dar seguimiento a un embarazo. Dentro del ultrasonido obstétrico se conocen dos tipos de clasificaciones muy importantes y muy utilizadas como lo son el ultrasonido transabdominal y transvaginal.

Ahora bien, como son técnicas de diagnóstico no invasivas no necesitan de preparaciones especiales ya que solo ofrecen la información que necesita el especialista, por lo que éste será el responsable de indicarte el más adecuado para un diagnóstico certero.

Por ejemplo, en el caso del ultrasonido pélvico, que te ayudará a la identificación de quistes ováricos o fibromas uterinos y algunas anormalidades endometriales, debes estar preparada acudiendo al centro una hora antes del examen con la vejiga vacía.

Una vez que te encuentres en el centro, te sugiero que comiences a beber agua, aproximadamente 2 litros, durante un tiempo de 45 a 50 minutos antes del examen permitiendo así que la vejiga esté llena justo antes de iniciar el examen, que sería el ultrasonido transabdominal u obstétrico.

Este último, es ideal para descartar un posible embarazo, permitiendo mostrar los tejidos de la madre como placenta, cuello de la matriz, cordón umbilical, líquido amniótico, presencia y posición del embrión o feto, sexo, movimientos, evaluar el bienestar y crecimiento adecuados, además de diagnosticar anormalidades congénitas.

Es por esto que se considera preferiblemente efectuarse antes de las 18 semanas de embarazo y con la vejiga llena, para que una vez realizado, puedas ir con tranquilidad al baño a vaciar tu vejiga.

En el caso que el especialista te ordene un ultrasonido transvaginal, para obtener una visión más cercana a tus órganos pélvicos, se realizará mediante la colocación de una cámara en la parte inferior del abdomen y mirando a través de la vejiga. De ahí que sólo te pedirá que te desvistas de la cintura para abajo o te proporcionará una sábana o bata para entonces examinarte.

¡Eso sí! Recuerda que las citas de estos exámenes son en general por orden de llegada, por lo que te recomiendo llegues antes al lugar donde te lo realizarás.

0 Comentarios

Deja un comentario




Síguenos

INSTAGRAM

Agencia de publicidad en Venezuela