¿Por qué se produce la preeclampsia posparto?

La preeclampsia posparto es una complicación que sufren ciertas mujeres durante el embarazo o en el periodo del posparto, es decir, después de dar a luz a su bebé, con serias consecuencias si no se diagnostica a tiempo. En algunos casos suele ser tan comprometida como accidentes cerebrovasculares hasta llegar a ser mortal.

¿Cómo sucede esto?

Generalmente la preeclampsia posparto es una complicación que suele manifestarse en un plazo de 48 horas a seis semanas después del parto y se da el caso de que muchas mujeres no llegan a presentar síntomas, incluso cuando están embarazadas.

Principalmente se debe a una alza de presión sanguínea o hipertensión, así como un exceso de proteínas en la orina, generando fuertes cefaleas o dolores de cabeza, pérdida temporal de la visión o visión borrosa, edemas o hinchazón en el rostro y extremidades, vómitos, nauseas, pocas necesidades de orinar u oliguria, convulsiones, aumento de peso repentino por semana.

Factores de riesgo de la preeclampsia posparto

Como toda patología, existen una serie de factores de riesgo que suelen coincidir con su aparición, entre estos se encuentra por supuesto el enemigo silencioso, la hipertensión arterial o enfermedad hipertensiva  (estado en el que la presión que se ejerce sobre las paredes  de nuestras arterias es superior a la normal).

Se encuentra muy relacionada con la obesidad, el sobrepeso, el consumo de abundantes líquidos como alcohol, café, té,  estados de nerviosismo y estrés. Otros factores son los antecedentes familiares, en especial madres que han sufrido de preeclampsia, por lo que suele aumentar el riesgo.

En relación a la edad, también influye y los estudios señalan que las mujeres menores de 20 años y/o mayores de 40 años parecen ser las más expuestas. Asimismo,  parece ser que los genes del padre podrían jugar un papel en el aumento del riesgo de una preeclampsia.

El hecho de dar a luz a embarazos múltiples tales como mellizos, parece ser también un factor de riesgo.

¡Prevenir!

Te recomiendo cuidar tus signos y síntomas  controlando tu tensión arterial antes y durante del embarazo, reduciendo el consumo de líquidos, la sal en tus alimentos diarios y la grasa de origen animal,  en particular las frituras.

Elimina los excitantes de tu sistema nervioso como el café, té, tabaco, alcohol, controla tus emociones y actividades laborales a fin de reducir al mínimo los estados de nerviosismo y por supuesto el estrés.

Cuida tu peso manteniéndolo lo más cerca posible de tu peso ideal,  a pesar de que estés embarazada. Da prioridad a una dieta rica en frutas, verduras, hortalizas.

Practica actividades físicas como pasear, caminar, entre otras que estén a tu alcance.

Y por supuesto, consulta a tu medico u especialista, ¡acude a tu consulta y control mensual!

Artículo relacionado

Sin artículo relacionado

0 Comentarios

Deja un comentario




Síguenos

INSTAGRAM

Agencia de publicidad en Venezuela