Diferencias entre personas con mente abierta y mente cerrada
Diferencias entre personas con mente abierta y mente cerrada
5 (100%) 1 vote

Una persona con mente abierta o también conocido como open mind, suele empatizar con la otra persona, mientras que una mente cerrada o closed mind, se centra en sí misma, negándose a abrirse a cosas nuevas, explorar nuevas situaciones y sensaciones.

Diferencias entre personas con mente abierta y mente cerrada

Este tipo de personas suelen ser receptivo a nuevas ideas y diferentes opiniones o puntos de vista. Desde luego que esto suena razonable, aunque el problema aparece cuando hay demasiadas opiniones.

También implica escuchar las propuestas de los demás, incluso si van en contra de nuestro criterio o gustos, pero lo ideal sería valorar estas opiniones y decidir si las consideramos acertadas y si podemos incorporar alguna a nuestra vida.

Por su parte, las personas que no son mente abierta o closed mind, son poco flexibles y les asusta demasiado el cambio, pues tienen miedo a lo desconocido. No tienen la habilidad para cambiar de opinión y aceptar las ideas de otros.
En este sentido, ambas mentalidades están sujetas a los conocemos como subjetividad, sujetas a responsabilidades.

Las diferencias las observamos en aspectos o roles podemos esperar dentro de un conjunto de personas, si adoptamos una de estas dos actitudes mentales.

Cómo ser una persona con mente abierta

Una persona con la mente abierta, puede acceder a posiciones o roles de grupo, al ser capaz de asimilar e integrar ideas y conceptos ajenos a su sujeto. Una mente abierta será capaz de conocer que términos como “la verdad” son relativas al grupo que lidera.

Sin embargo, una persona con mente abierta se preocupa por su exterior. Su preocupación le anima a sopesar lo que ha aprendido, y a trabajar para llegar a una decisión o conclusión basada en hechos y evidencias.

Cómo ser una persona con mente cerrada

Asimismo, un sujeto con la mente cerrada, estudia razones internas y propias. Tener el poder de imaginar significa también tener el poder y la capacidad de trabajar en él para lograrlo. Y este pequeño detalle parece escapárseles a las “mentes cerradas”, quienes no dejan por ello, de ser serias y respetables.

Un sujeto con la mente cerrada, podrá aportar desde su soledad valores positivos al conjunto, pero no será una buen jefa de proyectos, más sujeta a lo que conocemos como estado de irritabilidad o continuo desacuerdo con aquello que no son sus propias ideas, aquello que contradice sus intereses.

Siempre es oportuno, buscar, mirar de conocer, aprender y quizás el proponer una tercera opción: la mente activa.

Finalmente las diferencias entre una mente abierta y una mente cerrada son puntuales pero respetables en ambos casos, sin embargo es aconsejable que a pensar de iniciar una vida con nuevas miras y propuestas, sea mediante madurez y respeto a sí mismo.

Artículo relacionado

Sin artículo relacionado

0 Comentarios

Deja un comentario




Síguenos

INSTAGRAM

Agencia de publicidad en Venezuela