miércoles, mayo 23, 2018
Lucas Goodwin y un intento de justicia [spoilers]

¿Por qué mencionan tanto a Lucas Goodwin? ¿Por qué siempre interfiere en los planes de Frank Underwood?

¿Qué es lo que más te gusta de House of Cards? Para mí resulta admirable la composición de cada personaje. Lo completos que resultan. Es evidente que cada uno está en constante evolución. Estos giran en torno a conflictos y situaciones que los hacen volverse cada vez más fríos y calculadores.

Mientras avanzamos en la serie, es obvio que sus decisiones se sostienen en la necesidad de poder y, en casos muy puntuales, es evidente que esta necesidad alimenta la sed de justicia. Casi como una misma ley de vida. Acción y reacción. Con resultados tardíos que incluso se ven forzados a nunca ver la luz.

La sed en cualquiera de sus formas le dará el ritmo que me atrae. Y estoy segura que esto te llevará a hacer sesiones maratónicas en Netflix para poder entender la mente de estos sujetos, los cuales quieren lograr a toda costa un puesto relevante en la palestra pública estadounidense. En House of Cards te encontrarás con sujetos que constantemente están en la búsqueda del poder y reconocimiento.

Partiendo de esta premisa, es imposible esperar menos de los personajes principales de la serie: Frank y Claire Underwood. A lo largo de cinco temporadas, nos han demostrado de lo que son capaces.

¿Recuerdas la primera aparición de Frank? En la que, con sus propias manos, acaba con la vida de un perro moribundo. Esa primera secuencia muestra a un hombre despiadado pero, sin duda alguna, pragmático. Sabemos que Frank es un personaje inteligente y calculador, esto en proporciones que van de la mano. Incluso cuando en las últimas temporadas se ve atrapado en un callejón sin salida, nos demuestra, escena tras escena, que es capaz de cualquier cosa para lograr lo que se propone.

Así, a lo largo de la serie nos topamos con distintos personajes que han representado un obstáculo de magnitudes significativas para él y la misma Claire.

Washington Herald o cómo la prensa puede ser una amenaza

Tanto en la ficción como en la realidad, la prensa representa una amenaza para cualquier figura pública. Bien es sabido que el buen periodista siempre tiene sus ojos sobre aquello que puede resultar relevante, porque todo lo grande tiene pequeñas cosas que ocultar.

House of Cards no es la excepción. El Washington Post será el primer medio que dará de qué hablar en la serie. Lucas Goodwin, el editor al mando. Zoe Barnes, la periodista ambiciosa, con un vínculo emocional importante con su editor. Este es un dúo que para mí resulta muy interesante a lo largo de la serie y que dará pie a distintos conflictos.

Zoe Barnes

En la primera temporada la ambición de Zoe la llevará a mantener una relación mucho más cercana con Mr. Underwood. Ahí descubrirás de lo que es capaz, qué tan lejos puede llegar con sus propios límites con tal de ser una periodista reconocida.

Barnes logrará varias exclusivas políticas gracias al senador Frank, con sus artículos y reportajes hundirá a más de un político estadounidense, develará secretos de estado importantes. Pero para Frank, todo tiene fecha de vencimiento.

Su única relación larga ha sido con Claire y su amor por el poder. Y Zoe, más que una carta bajo la manga, termina siendo un cuchillo para su propio cuello. En eso se convirtió Zoe: una amenaza con un poder importante en sus manos, la palabra escrita en medios relevantes.

¿Qué pinta Lucas Goodwin en todo esto?

Sencillo. Antes te hablaba sobre la relación de este personaje con Zoe. Su muerte, una de las más rápidas y frías de toda la serie, inesperada para Zoe pero evidente para más de un espectador, resulta ser una puñalada para Lucas. Es el motor de arranque para continuar aquello que su compañera sabía.

Los secretos de Underwood eran peligrosos para cualquiera. Para él mismo, porque son una amenaza para su carrera y para aquel que los conozca porque supone el fin de su historia. Aquí surge otra pregunta importante, ¿qué sabía Zoe? ¿Qué mueve a Lucas a resolver la muerte de su compañera, más allá del vínculo emocional?

Zoe encuentra detalles importantes en la muerte de Peter Russo. El cual era una simple ficha de ajedrez para Frank que eventualmente le estorbó en su camino hacia el Jaque. La muerte de ambos personajes despierta en Lucas Goodwin la curiosidad y una explícita necesidad de dar a conocer todo lo sucedido.

Esto termina explotando en la cuarta temporada, cuando el mismo Lucas Goodwin se pone en contacto con hackstivistas de la Deep Web para intentar hackear la plataforma de AT&T. De esta forma, busca dar con los mensajes de Frank y Zoe en los que se demostrará la complicidad y la culpabilidad del primero.

Pero Frank es un pulpo y no sólo eso, tiene ojos en todas partes. Stamper es su ojo central, el que limpia los escombros. Lucas será otra víctima de Underwood y quedará tras las rejas por acusaciones de cyber terrorismo. Cae en las redes de Frank,  en la trampa bien pensada de Stamper.

En Lucas Goodwin reconocemos esta evolución que sufre cada personaje. Un cambio radical. La pasión de llegar al gran tesoro: descubrir a Frank. Las acciones impulsivas son las que hunden a los personajes de esta serie.

Lucas Goodwin

Lucas Goodwin fue víctima de la desesperación. Sólo una pistola y un meeting político en Washington. Una cantidad de gente enfurecida fue su escudo momentáneo mientras se colaba entre ellos. El no encontrar una respuesta efectiva a la muerte de Zoe, a la muerte de Russo, lo llevaron a enfrentar a Frank.

Pero, de nuevo, Frank es un pulpo. Y, a pesar de lograr herirlo y dejarlo colgando de un hilo, Lucas Goodwin perdió mucho más ante el poder –que poco a poco se desvanecerá–de Frank Underwood.

En House Of Cards encontramos que el éxito no está compuesto por la fórmula cliché de buenas intenciones y trabajo duro. El éxito depende más de la astucia y la capacidad para desplazar al otro que se interponga en el camino. Así es Frank. Así intentó ser Lucas.

La justicia no es tan ciega, es mucho más selectiva y mira de reojo a quien podría representar una amenaza para los intereses de los grandes. No escucha al que tiene la verdad en sus manos, sino al que resulta más peligroso.

Artículo relacionado

0 Comentarios

Deja un comentario

Síguenos

INSTAGRAM

Agencia de publicidad en Venezuela