La nueva moda del nyotaimori, ¿qué es?

moda del nyotaimori

En lo que a fetiches se refiere, se suele decir que cada persona tiene sus gustos y por ello, no es de extrañar que cada vez se normalicen prácticas más y más curiosas. Desde el parcialismo (el interés sexual se centra en una parte exclusiva del cuerpo), pasando por la altocalcifilia (excitación al observar o vestir zapatos de tacón) y llegando hasta la ursusagalamatofilia (fantasear con encuentros eróticos en los que se visten disfraces de peluche, los llamados furros), existen todo tipo de parafilias a cada cual más increíbles.

En esta ocasión te contamos sobre la obtención de placer sexual al comer sobre el cuerpo desnudo de otra persona, el también llamado nyotaimori. Aunque antigua, esta práctica está tomando una extensión cada vez mayor a nivel mundial, habiéndose producido un reciente aumento de adeptos que no dudan dos veces en unirse a esta tendencia tan particular.

Pero, ¿en qué consiste exactamente el nyotaimori?

Nyotaimori significa “presentación en cuerpo de una mujer” y se trata de una práctica de origen japonés que como su nombre indica, permite utilizar el cuerpo femenino como bandeja con el fin de combinar el placer por la comida y el placer sexual, y, en consecuencia, permitir a los comensales experimentar un viaje a través de sus sentidos más primarios.

A pesar de que existe una variante masculina, el nantaimori, “presentación en cuerpo de un hombre”, lo más común es escuchar y practicar la versión femenina, puesto que para la cultura nipona este símbolo de femineidad implica unas connotaciones de pureza, belleza y delicadeza que no se atribuyen clásicamente al concepto de masculinidad.

Con respecto a los orígenes de este ritual, no se sabe exactamente cuando surgió, pero los expertos en cultura japonesa estiman que podría remontarse a la época de las geishas, de ahí la protocolización y la minuciosidad con la que se prepara el “banquete”.

nyotaimori

La preparación del nyotaimori

En primer lugar y para comprender mejor el porqué de esta práctica, cabe decirse que en Japón el sexo es una experiencia que se extiende a los cinco sentidos, razón por la cual se idealizan los encuentros sexuales y se presentan como algo más que el mero contacto físico.

A esto se sumaría el carácter detallista de esta nación, lo que explicaría por qué para ellos resulta excitante contemplar el cuerpo desnudo de la mujer decorado con sushi y, en algunos casos, incluso flores.

La ceremonia comienza con la preparación de la chica, la cual debe estar limpia y correctamente acicalada para lucir hermosa a ojos de los comensales. Esto incluiría el estar completamente depilada, ya que en Japón el vello púbico es símbolo de sexualidad. No se debe olvidar que, ante todo, esta práctica busca ensalzar la pureza, por lo que se espera que la chica luzca infantil y pudorosa.

Tras esto, la chica ha de tumbarse boca arriba y se procederá a decorar su cuerpo, esparciendo inicialmente algas, seguidas de agua de mar y finalmente verdura y sashimi. Las flores o pétalos, en caso de ser colocados han de disponerse con delicadeza sobre zonas como los pechos o los muslos, nuevamente primando la estética.

Aunque hay restaurantes especializados en estas prácticas, no es lo normal en América y Europa, por lo que acudir a Kento sushi preguntando por una sesión de nyotaimori o nantaimori podría resultar poco decoroso, aunque sin duda alguna continuarían sirviéndote una deliciosa ración de rolls en una bandeja de cerámica.

Y a todo esto, ¿qué opinarán las mujeres al respecto?

Hasta donde hemos llegado el nyotaimori parece una experiencia agradable para los hombres, pero, ¿qué ocurre con la chica que se encuentra bajo el sushi?

Al parecer, más allá de verse bonita y de controlar la respiración para que las piezas de sushi no caigan desperdigadas por el suelo, esta celebración implica un acto de solemnidad para las mujeres japonesas, que hasta cierto punto se sienten inmersas en una tarea de concentración y paciencia, al deber estar tumbadas e inmóviles durante horas.

Ser un recipiente de comida es mucho más complicado de lo que parece a simple vista, dado que más allá de luchar contra la incomodidad e incluso el agobio de que estar rodeada de hombres, la chica ha de aprender a controlar los movimientos de su piel ante los cambios de temperatura de la comida, además de mantener una expresión de serenidad.

Aunque todo esto cambia ligeramente en función del restaurante, dado que hay lugares en los que la idea es que la chica disfrute tanto como los hombres, permitiéndosele interactuar con ellos, reír e incluso estar ligeramente incorporada.

Evidentemente, en este último caso, los tintes sexuales aumentan mucho más, dado que se pierde la esencia de vulnerabilidad y protocolización de la que se partía. En todo caso y como se decía en un comienzo, cada persona tiene sus propios fetiches, por lo que no es de extrañar que prácticas como el nyotaimori vayan evolucionando y diversificándose para atender a las expectativas de un mayor rango de personas.

agencia de marketing digital

Menú