Julia Slonska es una modelo polaca de 17 años que, además, es influencer. En su cuenta de Instagram acumula 6.000 seguidores y debió pensar que sería una buena idea hacer algo llamativo para incrementar ese número de followers. Sin embargo, no acertó con la mejor manera de hacerlo.

Julia pidió a una amiga que la grabara mientras golpeaba una estatua histórica de Varsovia con un martillo. En el vídeo se ve cómo la modelo usa la herramienta para destrozar la nariz de la estatua, que está ubicada en el parque Dolinka Szwajcarska de Varsovia, la capital de Polonia. El porqué lo hizo no ha trascendido.

Fue su amiga quien subió el vídeo a Wykop, una de las redes socialesmás populares de su país, y la etiquetó, pero los seguidores que Julia podría pensar en conseguir no llegaron. Al contrario, las críticas han llovido a la modelo desde todos los ámbitos e, incluso, ha visto cómoalgunos de sus contratos con diversas empresas se cancelaban tras conocer lo ocurrido.

Ha pedido perdón

La agencia de modelos Specto Models ha rescindido el contrato que le unía a Julia Slonska, pero no han sido los únicos: también el banco mBank, uno de los más grandes de todo el país, ha cancelado un anuncio que había grabado con la protagonista tras conocer el contenido del vídeo, que se hizo viral.

View this post on Instagram

💛

A post shared by Julia Słońska (@juliaslonskaa) on

Ante el cariz que han tomado los acontecimientos, la influencer ha concedido una entrevista a la revista polaca Plotek, donde ha pedido perdón: “Lo que sucedió no debería haber ocurrido. En serio, lamento haberlo hecho. Por supuesto que soy una estúpida. No diré lo que me impulsó a hacer lo que hice, porque es un asunto privado, pero quería disculparme realmente con todo el mundo».

Julia Slonska reconoce a Plotek que ha recibido decenas de amenazasa través de las redes sociales y que tiene miedo a que alguien la haga daño. Además, ha señalado que su número de teléfono ha sido publicado en internet, por lo que recibe decenas de llamadas a diario y ha puesto el asunto en manos de la policía.

Fue la propia Julia quien contactó con las autoridades polacas para explicar que había sido ella quien había destruido la estatua. Ahora podría enfrentarse a más de seis meses de prisión por romper una obra de arte ya que los encargados del patrimonio polaco han enviado el caso a la fiscalía.

Fuente: El Confidencial

0 Comentarios

Deja un comentario




Síguenos

INSTAGRAM

Agencia de publicidad en Venezuela