¿Qué no se puede comer con hernia de hiato?

La hernia de hiato o hernia hiatal, es una afección que se produce por el desplazamiento de la porción superior del estómago hacia el tórax, a través de una pequeña abertura u orificio que existe en el diafragma, conocido como hiato esofágico.

¿Cuándo se produce esta afección?

La hernia de hiato o ese pequeño bulto que aparece en esa zona, es frecuente en personas a partir de los 50 años, pero puede aparecer en todas las edades.

Puede pasar desapercibida por un cierto tiempo hasta que comienza a ocasionar estragos tales como ardor, dolor en el pecho, así como dificultad para tragar.

Cuando esto sucede, uno de los principales síntomas es el reflujo gastroesofágico, es decir, comienzas a sentir mucha acidez y regurgitación acida, sensación de que los fluidos gástricos suben del pecho alcanzando la boca.

De este modo, es necesario que acudas al especialista para que te realice un buen diagnóstico y puedas conocer el grado de acidez existente en el esófago, para el cual te dará el tratamiento adecuado y preventivo  antes de realizar una corrección quirúrgica de esa hernia.

Entre las principales medidas de prevención es importante considerar la alimentación,  el tipo de alimentos que deberías consumir en el caso de que sufrieras de una hernia de hiato.

Dieta para la hernia de hiato

Los expertos recomiendan consumir con frecuencia y moderación los siguientes alimentos:

  • Frutas y verduras preferiblemente crudas y/o cocidas en puré o compota, cuidando la tolerancia de algunas frutas cítricas.
  • Cereales integrales, arroz en la primera comida del día.
  • Legumbres cocidas, enteras, acompañándolas con un poco de arroz o verduras cocidas, en trozos o en puré.
  • Carnes magras con escasa cantidad de grasa animal, como el caso de las carnes de aves y la de caza menor, además del pavo y avestruz.
  • Pescado blanco, huevos revueltos o en tortilla, fiambre de pollo o de pavo.
  • Productos lácteos desnatados o semidesnatados como leche, yogures, queso fresco con poca grasa y requesón.
  • Hortalizas que no produzcan flatulencia como col, coliflor, repollo, brócoli, entre otras.
  • En relación a las bebidas, mucha agua, caldos e infusiones suaves.
  • Grasas como el aceite de oliva y semillas de girasol, de maíz, mantequilla o margarina y mayonesa light.
  • Postres como gelatina de frutas, helados, natillas y flan, ocasionalmente.

Todo se debe comer bien cocinado con menos grasa, a vapor, a la plancha o al horno, preferiblemente, evitando las bebidas alcohólicas y con gas, café, té, chocolate, comidas picantes, condimentadas, grasas, alimentos que produzcan flatulencia, productos de pastelería y repostería, frutas acidas, entre otros.

En conclusión, debes evitar todo aquello que ocasione irritación en la mucosa gástrica y por supuesto aumente la acidez. ¡Mantén un peso ideal!

Artículo relacionado

Sin artículo relacionado

0 Comentarios

Deja un comentario




Síguenos

INSTAGRAM

Agencia de publicidad en Venezuela