¡Hemorroides! ¿Cómo detectarlas?
¡Hemorroides! ¿Cómo detectarlas?
Califica esta publicación

¿Sabías que las hemorroides son un tema del cual apenas se habla, ya sea por desconocimiento o por pena?

Bueno así mismo es, lo interesante es que cualquiera puede sufrirlas, ya que son protuberancias conocidas también como almorranas, y que consisten en dilataciones venosas que ocupan la región recto-anal, la cual algunas veces pueden observarse desde el exterior.

Pero, realmente ¿cómo se producen?

Déjame explicarte, las paredes del recto y del ano, tienen en su interior una pequeñas venas que se denominan venas hemorroidales, que cuando estas venas recogen sangre que llega a esta zona junto con las arterias y vasos más gruesos, atraviesan el abdomen llegando hasta el hígado, donde la sangre se depura.

Este trayecto genera cierta dificultad en el retorno de la sangre desde el recto hasta el hígado, reteniendo la sangre, lo que hace que se acumula en el recto dando lugar a esas protuberancias.

Se presentan durante la gestación, cuando sufres de estreñimiento crónico, al toser con frecuencia, en casos de obesidad y sobrepeso.

Por lo que, las venas dilatadas o hemorroides se irritan con las heces y por eso molestan durante la defecación produciéndose dolor, picor, irritación y un pequeño sangrado.

Aliviar hemorroides

Remedios caseros para curar las hemorroides

Sin embargo, existen algunos remedios caseros que puedes utilizar para que desaparezcan rápidamente, tales como:

Pomada de huevo y miel

Debes calentarlo en baño de María una cucharada de vaselina hasta que se derrita. Luego añade una cucharada de miel o de romero más clara de huevo, remueves todo muy bien hasta que obtengas una mezcla.

Finalmente, añades tres cucharadas de harina de cebada y remueves, trata de formar una especie de pomada. Guárdala en un lugar fresco o en la nevera y cuando se te presente la molestia, aplícatela dos veces al día, mañana y noche.

Baños de asiento

Recuerda los excelentes baños de asiento recomendados por nuestras abuelas. Preferiblemente con agua caliente o templada y permanecer en ellos por 10 minutos.

Aloe vera

Para mejorar la picazón, el ardor y la inflamación puedes usar una hoja de aloe vera o sábila y aplicas el líquido de la misma varias veces al día en especial después de evacuar. ¡Es milagroso! Puedes usar pomadas o tomar un jugo fresco.

Si sufres de picor en las noches, toma un poco de algodón y haz un rollito colócatelo en el surco anal, entre los glúteos, debajo del ano y mantenlo durante toda la noche. ¡Ya verás como no tendrás mas esta molestia!

Baños fríos

Así como los baños calientes, también puedes hacer baños fríos, que resulta como un elemento vasoconstrictor natural que permite cerrar las venas, reduciendo su tamaño. ¡No olvides que el frio posee un efecto analgésico!

Infusiones de cola de caballo

Infusiones de salvia o de cola de caballo, que bien las puedes tomar dos veces al día hasta que desaparezcan los síntomas.

Frutas

Consume frutas con piel que conserva los flavonoides activadores excelentes del sistema venoso y arterial ejerciendo una acción vasodilatadora y antiinflamatoria.

Come mucho uvas en cualquiera de sus variedades y con bastante regularidad eso sí, con piel.

Otros tratamientos para las hemorroides

Las uvas poseen sustancias anti cancerígenas como el resveratrol y otras de carácter antiinflamatorio que evitan el dolor de las hemorroides inflamadas.

Puedes consumir alimentos verdes como espinacas, pasas, ciruelas pasas, brócoli, avena, frijoles, nueces.

Ponte una compresa de tomate muy maduro y una infusión de manzanilla. Preferiblemente en la región anal con la ayuda de una compresa o gasa.

A la mañana siguiente, lo retiras y lavas muy bien con la infusión de manzanilla  durante un par de minutos. Deja que se seque sola.

No olvides que ambos, tanto el tomate como la manzanilla, actúan como analgésicos y antiinflamatorios.

Realízate lavados anales con agua fría que posee un efecto preventivo, facilitando el cierre o la contracción de las venas hemorroidales, disminuyen el tamaño y reducen por supuesto las molestias.

Es recomendable que lo realices en las mañanas todos los días.

En ocasiones si tienes mucho dolor, puedes aplicarte en la zona dolorida un cubito de hielo envuelto en un paño o un plástico para que no se queme la piel.

Lo importante, es que trates de evitar factores desencadenantes de las hemorroides como el caso de obesidad, sobrepeso, estreñimiento crónico, dieta rica en frutas, verduras, hortalizas, así como evitar alimentos irritantes como ciertas especies, alcohol, picantes y azucares.

Y lo más importante, es que jamás dejes de lado beber muchos líquidos en especial el agua con los alimentos para que su tránsito intestinal sea más fácil, además de practicar todos los días un poco de actividad física como por media hora.

No olvides consumir mucha fibra, uno de los factores nutricionales más sustanciales en la dieta, ya que suavizara tus heces. ¡Espero que resulte, luego me comentas qué tal te fue!

Artículo relacionado

Sin artículo relacionado

0 Comentarios

Deja un comentario




Síguenos

INSTAGRAM

Agencia de publicidad en Venezuela