lunes, mayo 21, 2018
¿Qué es la faringitis crónica?

Primero que nada te explicaré qué es la faringe para entrar en el tema de la faringitis crónica o recurrente, interesante patología persistente que aparece y desaparece incluso durante varios años.

Entonces, ¿qué es la faringe?

De una manera sencilla, la faringe es una especie de tubo muscular que se encuentra detrás de las fosas nasales y de la boca, llegando hasta la parte superior del cuello, donde se une con el esófago (sistema digestivo) y la laringe (vías respiratorias).

Gracias la faringe el aire llega hasta la laringe y el alimento, desde la boca, alcanza el esófago, por lo tanto, tanto la calidad del aire como del alimento pueden afectar a tu faringe y facilitar su inflamación, afección que se conoce como faringitis.

Factores de riesgo de la faringitis crónica

Son múltiples los factores de riesgo que inciden en su aparición y permanencia. Entre estos, tenemos las variaciones súbitas de temperatura en inviernos fuertes con sequedad ambiental, cuando el aire que se respira puede ser muy frío o muy caliente.

Otro de los factores es la sinusitis crónica, cuyo drenaje por la nariz ocasiona irritación en la garganta, así como su propagación. También el uso abusivo del tabaco y del alcohol suelen ser situaciones que con mayor frecuencia facilitan la aparición de una faringitis crónica.

Esta patología se manifiesta con fuertes dolores de garganta cuando nos disponemos a tragar algún alimento o bebida, extendiéndose hacia los oídos, así como sensación de ocupación a nivel del cuello, ligero escozor o picor, carraspera, secreciones, y algunas veces tos. Entonces es cuando dices que no aguantas más ese dolor de garganta.

Qué tanto conoces sobre la faringitis crónica

Así es, la faringitis es esa inflamación de la faringe o garganta que puede ser por una infección bacteriana o vírica acompañada con fiebre y amígdalas, en algunas ocasiones, recubiertas por pus.

En consecuencia, se pueden distinguir dos tipos de faringitis, desde la aguda que comienza en forma brusca permaneciendo varios días, hasta la faringitis crónica que permanece por más tiempo, conociéndose en algunas personas su convivencia por años.

Medidas de prevención fundamentales

Dejar o eliminar ciertos hábitos tales como el humo del tabaco. Dejar de fumar sería una gran solución, ya que el uso de los productos del tabaco no sólo contribuye a la faringitis crónica sino también aumenta el riesgo de cáncer de boca y garganta o faringe y laringe.

Disminuir la exposición a sustancias irritantes debidas a quemas indiscriminadas de basura a cielo abierto, o de ciertos productos químicos que pueden causar irritación.

Mantenerse hidratado. En caso de tos excesiva puedes tomar una cucharadita de miel cuatro veces al día combinado con agua tibia o té de limón. Asimismo, el consumo de algunos tés el de jengibre con miel permite aclarar tu garganta, calmándola, y el té de manzanilla para gargarismos. Son muy efectivos para la inflamación.

Mucha vitamina C, para que aumentes tus defensas.

Artículo relacionado

Sin artículo relacionado

0 Comentarios

Deja un comentario

Síguenos

INSTAGRAM

Agencia de publicidad en Venezuela