¿Cómo escoger un anillo de compromiso?

El primer anillo de compromiso oficial fue el que le dio Maximiliano de Austria a María de B. en 1477. El anillo se lleva en el dedo anular, que según la tradición contiene la vena amoris conectada directamente al corazón. Sin embargo, la mano en la que se lleva puede variar según el país. En México se lleva en la mano izquierda, por ejemplo. Aunque varie esta tradición de acuerdo a la cultura, escoger un anillo de compromiso siempre será un gran paso para una pareja.

No es preciso el origen de la tradición de dar el anillo, pero se cree que viene desde los siglos de los egipcios. En esos tiempos los anillos de oro circulaban como monedas y los novios los ofrecían a sus novias como símbolo de una relación seria y llena de buenas intenciones.

En 1886 Charles Lewis Tiffany, uno de los fundadores de Tiffany & Co, la marca de joyas más famosa del mundo, tuvo la idea de que debía darse una joya al comprometerse, afianzó su imperio y creo fabulosas piezas.

¿Cómo identificar la pieza perfecta?

Lo primero que debes hacer para escoger un anillo de compromiso es definir tu presupuesto. Recuerda que no hay presupuesto pequeño, el protocolo indica que el anillo debe de costar tres meses el sueldo del hombre, pero esto ya no es importante y realmente hay anillos de compromiso para todos los presupuestos.

Lo segundo es definir el tipo de corte, es decir, la forma que quieres del diamante o la piedra que tenga el anillo. Estos son algunos de los más conocidos:

  • Corte redondo.
  • Corte princesa.
  • Corte radiante.
  • Corte esmeralda
  • Corte oval.
  • Corte pera.
  • Corte corazón.
  • Corte marquesa.

Lo tercero es el tamaño del diamante. Esto va muy ligado al precio del anillo, trata de que haya equilibrio con las demás características.

Cuarto, el color de la piedra, lo ideal es que sea lo más incoloro posible.

Quinto, define en que metal quieres el anillo. El oro blanco es uno de los más populares en la actualidad, el platino por su parte es un metal muy fino, pero puede llegar a costar inclusive el doble.

Sexto, el diseño del anillo. Acá debes considerar dos cosas, la primera es el gusto de la novia y la segunda  que no hagas algo demasiado moderno porque seguramente dentro de algunos años se puede ver “viejo”. Los clásicos no fallan.

Y por último, decide cómo se lo vas a dar. ¡Suerte!

Artículo relacionado

Sin artículo relacionado

0 Comentarios

Deja un comentario




Síguenos

INSTAGRAM

Agencia de publicidad en Venezuela