¿Qué es el electroestimulador?

Un electroestimulador es un método que se utiliza por medio de un aparato que genera una corriente eléctrica ocasionando una contracción muscular para evitar entrenar o estimular los músculos. Se usa con el fin de rehabilitar o mejorar el rendimiento de los músculos.

Para que comprendas mejor lo que hace este dispositivo, debes saber que una contracción muscular es un proceso fisiológico, el músculo que se contrae desarrolla una tensión. Cuando una persona hace ejercicio, el movimiento produce un estímulo nervioso a la fibra muscular compuesta por las fibras actina y miosina:

Actina:  grupo de proteínas globulares con la habilidad de crear filamentos. Los filamentos son elementos del citoesqueleto que se producen por elementos de proteínas fibrosas.

Miosina:  varilla de proteína que está localizada dentro de las células musculares. Su función consiste en la contractibilidad del tejido muscular.

Los estimuladores musculares están constituidos por uno a cuatro canales, es decir, salidas de corriente. Mientras mayor cantidad de canales integren el aparato electroestimulador, afectarás a mayor cantidad de  grupos musculares.

La electroestimulación en el deporte

El aparato proporciona una recuperación rápida del musculo cansado después de un entrenamiento, aumenta la fuerza  y ayuda a elevar la resistencia del cuerpo humano.

Es un método recomendable, los médicos y los preparadores físicos lo indican ya que no perjudica la presión arterial ni la frecuencia cardiaca, pero existen ciertas patologías con las cuales no es recomendable usar el aparato electroestimulador:

Cuando la persona tiene un marcapasos.

Cuando las personas sufren tumores y metástasis.

Personas que sufren de trombosis, tromboflebitis y varices.

No es ideal para las personas diabéticas y epilépticas.

No usar con personas que sufren de sensibilidad.

No emplear en el abdomen de una mujer embarazada.

No utilizar con niños menores de 10 años.

¿Qué tipo de estimulador emplear?

Lo ideal es emplear un aparato de 1 a 120 impulsos por segundo –HZ – que te produzca una contracción muscular energética sin causar estimulaciones eléctricas incómodas, ya que puede provocar irritaciones o quemaduras en la piel.

Artículo relacionado

Sin artículo relacionado

0 Comentarios

Deja un comentario




Síguenos

INSTAGRAM

Agencia de publicidad en Venezuela