El Gobierno estudia que los feos sigan usando mascarilla después de la pandemia

Para muchos la mascarilla se ha convertido en un incordio que da más problemas que ventajas, pero existe un colectivo en la sociedad que desde que empezó la pandemia ve con buenos ojos su uso. Y es que los feos por fin pueden ocultar su rostro y tapar sus vergüenzas gracias a la llegada del maldito Covid.

El Gobierno, consciente de que los feos suponen casi un 47% de la sociedad, casi la mitad de la población, considera que la mascarilla se ha convertido en una vía de escape para ellos, una forma de vida y de expresar su descontento facial: “Somos conscientes de que mucha gente usa mascarilla incluso cuando va sola en el coche o para dormir.

Esto sólo tiene una explicación. Son feos de cojones”, aseguran desde Presidencia. Por ello, el Gobierno está estudiando la posibilidad de dejar de forma obligatoria la mascarilla para todas esas personas que prefieran ocultar su cara, haciéndonos un favor a todos y a ellos mismos.

agencia de marketing digital

Menú