Es común escuchar acerca de la infertilidad femenina, este problema puede afectar a muchísimas mujeres. Es más frecuente de lo que imaginas, por ello, es importante que estés muy bien informada para que evites cualquier inconveniente que a futuro te pueda traer problemas.

¿Cómo saber si se trata de infertilidad femenina?

Se considera que una mujer sufre de infertilidad cuando ha intentado quedar embarazada por más de un año sin resultados, siendo las principales causas el desbalance de hormonas, un quiste, trastornos de la alimentación, uso de estupefacientes, obesidad, estrés o ciclos menstruales muy breves. Asimismo, puede influir la edad, debido a que si tienes más de 40 años, la posibilidad de quedar embarazada es menor al 10%.

Otro factor de riesgo es algún tipo de lesión en las trompas de Falopio o endometriosis, en cualquier caso lo recomendable es que acudas a un especialista, quien te ayudará si tienes alguno de estos padecimientos.

Los casos de infertilidad femenina pueden ser un impacto emocional bastante fuerte, ¡pero no estás sola! Conversa sobre el tema con tu pareja o con un psicólogo. Ahora bien, los médicos especialistas en reproducción generalmente realizan exámenes para asegurarse de que existe algún tipo de problema real que impida el embarazo, siendo los más básicos: análisis de sangre y ecografía uterina.

Recuerda siempre que si acudes a tiempo al ginecólogo, puedes optar por alguna técnica de reproducción asistida como inseminación artificial o fecundación in vitro (FIV). También puedes tratarte con otros métodos a través de medicamentos para estimular la ovulación, tomar hormonas, usar suplementos, someterse a una cirugía menor o tomar antibióticos.

Como verás, la posibilidad de infertilidad femenina puede ser tratada, así que evita sentirte culpable, de hecho, algunas mujeres a tu alrededor quizás estén pasando por este proceso, solo es cuestión de hablar abiertamente del tema.

Ahora bien, la infertilidad femenina puede ser evitada si se toman ciertas medidas, entre ellas, cuidarte de ser contagiada de enfermedades de transmisión sexual, aunque a lo largo de nuestra vida es normal que tengas alguna infección, pero lo recomendable es que las evites tanto como sea posible; evita las drogas tanto lícitas como ilícitas, ten buenas prácticas de higiene, y acude anualmente a tu ginecólogo de confianza, siendo completamente sincera con él acerca de tus prácticas sexuales.

Artículo relacionado

0 Comentarios

Deja un comentario




Síguenos

INSTAGRAM

Agencia de publicidad en Venezuela