Cada vez que tomas un préstamo, un crédito o algún instrumento financiero parecido en el que te dan dinero hoy con facilidades de pago posteriores estás hipotecando tu futuro, aunque esto no quiere decir que esa sea una opción negativa, todo lo contrario. Lo que pasa es que hay que saber utilizarlas inteligentemente.

salir de deudas

Seguro te habrás fijado que hoy en día muchas empresas ofrecen facilidades de pago a través de tarjetas ya sea válidas solo en sus propios establecimientos o en alianza con otros, además de los bancos y otras instituciones cuyo propósito es prestar dinero a las personas, al ganar una tasa de interés por estas transacciones ¡A cuánta gente no se le ha resuelto más de una emergencia gracias a estas opciones! Mucha gente se ha visto beneficiada, pero también otros se han traído más de un problema por la relación amor-odio que tienen con los préstamos de dinero.

Si en la actualidad estás pasando por una situación crítica de dinero, antes de pedir un préstamo sin pensarlo, échale un vistazo a estos métodos de Gananci para ganar dinero a través de Internet. De esta forma incrementarás tus ingresos sin poner en riesgo tus ganancias a futuro.

Por otro lado, no hay que “demonizar” los préstamos o créditos, en realidad estas son excelentes herramientas cuando sabes sacarle provecho a las mismas. De hecho, la mayoría de los grandes empresarios saben que los bancos y otras instituciones financieras son muy buenas opciones para hacer crecer sus negocios. Solo hay que tomar en cuenta diversos aspectos.

dinero ganar ahorro

Si eres de las personas que tiene entre sus hábitos comprar a plazos, pagar después, tomar préstamos, entre otras actividades financieras similares, mira las siguientes recomendaciones para que no te veas ahogado en las deudas, lo que es algo muy común en aquellos que hacen de este tipo de prácticas algo común en su vida.

1.- Eres esclavo de lo que debes.

Cuando adquieres una deuda te estás responsabilizando por cumplirla en los términos acordados por ambas partes. Debes trabajar o generar ingresos y parte de tus ingresos deben ir para saldar esa deuda, por lo que la misma se convierte prácticamente en tu amo. Si tienes varias deudas, tendrás varios amos.

Cuando no se elige con cuidado las deudas en las que te envolverás, puedes que termines en más de las que puedes saldar, lo que es el inicio de un ciclo de problemas financieros del que puede ser muy difícil librarse si no tienes la información o los hábitos de economía personal correctos. Una deuda tras otra tiene el potencial de hacer que luego todo el dinero que generes se vaya al pago de esos compromisos, lo que te dejaría en una situación precaria si no haces nada al respecto.

2.- Elige muy bien la razón de tus deudas.

Como ya mencionamos en el punto anterior, tienes un compromiso ineludible con las personas y/o instituciones a las cuales les debes dinero. Normalmente esta deuda va creciendo con el tiempo debido a los intereses. Por eso debes elegir con cuidado cuáles son las razones por las que vale la pena tomar estas responsabilidades que comprometen tu futuro.

Hay personas que utilizan sus tarjetas de crédito para darse gustos banales, como si se tratara de una extensión de sus tarjetas de débito, lo que no es para nada real. Entonces, la recomendación es que si vas a tomar una deuda sea para algo que realmente valga la pena. Entre los indicadores para medir esto puedes utilizar:

  • ¿Tomar esta deuda te producirá más dinero? Es decir, ese dinero lo invertirás en algún negocio, lo que te dará para pagarla, y además te generará ingresos libres de compromisos a ti.
  • ¿Tomar esta deuda mejorará tu calidad de vida expresamente? (Por ejemplo, tomar un plan crediticio para pagar una carrera universitaria, el aprendizaje de un oficio o la compra de una propiedad)
  • ¿Tomas la deuda para satisfacer una verdadera necesidad, un capricho o un deseo?

Al responder estas preguntas tendrás una idea más clara si de verdad vale la pena tomar el préstamo o no hacerlo.

3.- Ten un plan de acción.

Como las deudas son compromisos de pago que tú adquieres para el futuro, necesitas tener un plan de acción para ese futuro, si no, lo que te traerás es estrés y más preocupaciones financieras. La manera de saber si una deuda es compatible con tu vida económica, es respondiendo las siguientes preguntas:

  • ¿Adquirirás esta deuda para pagar otra?
  • ¿Tienes un plan previo para saldar la deuda o tendrás que improvisar al respecto?
  • ¿Cómo está tu presupuesto? ¿Tienes algún porcentaje libre de facturas que puedas destinar al pago de la deuda que estás pensando en adquirir?

Si la respuesta a la primera pregunta es positiva y las del resto son negativas, es preferible que busques la manera de aumentar tus ingresos en vez de seguir hundiéndote más. Si has intentado hacerlo pero no lo logras, empieza por cambiar tu pensamiento y manera de actuar adoptando estos pensamientos de las personas ricas.

Al hacerlo verás como también tus acciones se verán modificadas, lo que te traerá mejores resultados y te hará salir de las deudas en las que te encuentras, y te impulsa a entrar a aquellas que te convienen.

Artículo relacionado

0 Comentarios

Deja un comentario




Síguenos

INSTAGRAM

Agencia de publicidad en Venezuela