¿Cómo recuperarse del agotamiento físico y mental?

¿Alguna vez te has preguntado por qué te sientes tan cansado, sin ánimos de nada? Bueno, te diré que eso es simplemente un agotamiento, que puede ser tanto físico como mental.

Normalmente, el agotamiento viene representado por una situación de falta de energía, un cansancio manifiesto e incapacidad para realizar la mayor parte de las tareas que habitualmente realizas.

Efectivamente, se puede prolongar durante varios días, incluso semanas. ¡Pero debes buscar las causas ya sean externas o internas!

Por ejemplo, si son externas, podría ser por un exceso de actividad relacionado con las tareas domésticas, el trabajo fuera de la casa, etc.

Mientras que las internas, pueden ser por alguna enfermedad que facilita la falta de oxigeno, pérdida de fuerza o una mala alimentación, así como otras patologías: anemia, síndrome pre menstrual, nauseas, vómitos, dolores musculares y por supuesto el bendito estrés. ¡Sí, el estrés!

Si estás estresado, bien sea porque tienes tensión emocional o porque te has sobre exigido en alguna actividad, entonces viene la angustia, la ansiedad, puedes llegar a tener miedo o temor exagerado y quizás a lo no real, al punto de no saber qué hacer.

Todo el agotamiento puede estar relacionado con una alteración psicológica que de no detenerla puede transformarse en algo crónico.

Tratamientos para el agotamiento físico y mental

Es por ello que aquí te ofrezco una serie de tratamientos, remedios caseros y naturales que te ayudarán muchísimo. Se pueden mencionar:

Las infusiones de flores de manzanilla, tilo, menta y de valeriana, que son fabulosas en este tipo de estados e incluso para tratarlos. Las puedes tomar durante el día o si gustas en el desayuno, preferiblemente una taza.

Para elaborarla sólo debes añadir en un vaso una cucharada de las flores mencionadas, mezclar bien y cada mañana prepárate tu infusión con agua caliente.

Si deseas endulzarla puedes añadir un poco de miel, le dará más sabor y obtendrás más energía, mucha más vitalidad.

Infusiones de romero que puedes tomar con una frecuencia de 2 o 3 al día, te resultarán de gran ayuda para recuperar la energía perdida.

Te aconsejo una dieta verde que incluya lechugas, espinacas, acelgas, para facilitar la distribución de oxigeno en tu cuerpo, y a la vez, incrementar el aporte de vitaminas y minerales.

Puedes darte un baño de hojas de laurel maceradas previamente durante dos días en cinco litros de agua, luego pasado este tiempo, exprímelas y retíralas. Viértelas en una tina de agua caliente y permanece en esta por 20 minutos. ¡Verás que los efectos son extraordinarios!

Consume higos frescos, ya que poseen un elevado contenido de vitaminas A, B y C que los convierten en el remedio eficaz para la fatiga.

Soja con jengibre, la primera contiene una importante cantidad de proteínas, cualidad que se ve incrementada con las vitaminas y minerales que aporta el jengibre.

Puedes preparar la soja colocándola en un plato y añadiéndole jengibre fresco rallado, mezclando todo y ¡listo! A comer.

Este remedio lo puedes hacer de manera alternada, un día y otro no, hasta que puedas superar los síntomas del agotamiento. ¡Es genial para contrarrestar la anemia!

Si todas las mañanas consumes polen o jalea real como un elemento más del desayuno, notarás cierta mejoría, pues se trata de un remedio muy recomendable y efectivo.

La jalea real, contiene propiedades energéticas, nutritivas y metabólicas que te ayudarán a elevar la actividad física y mental, aportando mayor concentración y mejor memoria en tus actividades. ¡Tenlo presente!

Nada más placentero que un baño de flores como la lavanda, menta, salvia o tomillo.

Puedes añadir de dos a tres cucharadas de estas plantas a un litro y medio de agua hirviendo; trata que esta infusión sea muy concentrada y busca que el baño sea relajante, que reduzca la fatiga.

¡Sin olvidar los beneficios que aporta la aromaterapia!

Ginseng siberiano, es una planta que ayuda a revitalizar tu cuerpo, aporta energía, vitaminas y minerales para combatir la fatiga.

Te puedes preparar un té, hirviendo una taza de agua y vertiendo en ella un gramo de raíz seca molida de ginseng; la dejas reposar y la cuelas antes de beber. Endúlzala y potencia sus propiedades con una cucharadita de miel y de jalea real.

Ante todo te sugiero respirar correctamente, se optimista, evita el sedentarismo y lo más importante: dedícate un tiempo libre para ti con planificación y organización.

Procura siempre un pequeño espacio de tiempo para que te dediques a tus hobbies, duerme lo necesario al menos 8 horas diarias, preferiblemente en una habitación sin ruido, televisión, computadoras, ni mucho menos teléfono. ¡Trata en lo posible de relajarte!

Asimismo, puedes disfrutar de caminar al menos 10 a 15 minutos acompañada de una dieta balanceada y abundante agua, verás como la sangre fluye y aumenta tu nivel de energía, logrando rendir en forma equilibrada en todas tus tareas del día, además de conciliar un sueño más reparador.

No olvides de visitar a tu medico para descartar cualquier problema de salud que cause la fatiga o el agotamiento.

¡Me lo agradecerás!

0 Comentarios

Deja un comentario




Síguenos

INSTAGRAM

Agencia de publicidad en Venezuela