Cuando tus riñones (ese par de órganos vitales capaces de realizar varias funciones como la de mantener la sangre limpia y químicamente equilibrada, siendo considerados como principales filtros de tu organismo), dejan de un momento a otro de funcionar correctamente, es necesario una evaluación más detallada. Así mismo ocurre con aquellos individuos que tienen un trasplante de riñón y el mismo no funciona bien. Entonces, el diagnóstico correcto sería la aplicación de una biopsia renal, la cual ayuda a definir si una enfermedad está evolucionando satisfactoriamente al tratamiento aplicado o no, con el fin de buscar otras alternativas.

¿En qué consiste la biopsia renal?

Es un procedimiento en el cual el especialista utiliza una aguja para extraer una pequeña muestra de tejido renal con la finalidad de realizar un análisis de laboratorio en el centro de salud, generalmente en una sala de radiología.

El especialista debe insertar una aguja a través de la piel  mediante un dispositivo por ultrasonido, es decir un ecógrafo,  localizar el área apropiada en el riñón y obtener una imagen ecográfica, además de examinar los beneficios y riesgos en forma detallada. Este tipo de biopsia renal se denomina percutánea porque se realiza a través de la piel, en caso contrario existe la biopsia renal abierta donde se toma una muestra de riñón en forma directa durante la cirugía.

En ambos casos dicha muestra se envía a un médico especialista o patólogo para que la revise exhaustivamente. Generalmente se utiliza un anestésico local y la intensidad del dolor antes y después va a depender del paciente, lo interesante es la preparación previa antes del procedimiento.

Una vez finalizado el procedimiento, el especialista aplica un vendaje en el sitio de la biopsia, por lo que el paciente debe permanecer en cama de 6 a 12 horas, hospitalizado, por lo que se requiere del suministro de analgésicos y líquidos por vía oral o intravenosa a consideración del especialista, dependiendo de las condiciones en que se encuentre el paciente.

Es importante que no te asustes si llegases a observar hematuria o sangre en la orina durante las primeras 24 horas posteriores al examen,  solo consulta a tu médico en el caso de que el sangrado continúe.

Riesgos de la biopsia renal

Te diré que los riesgos son muy pequeños, aunque todo debe ser consultado y discutido con tu médico. Lo importante es cuidarte acerca de la actividad física que piensas ejecutar, por ejemplo no levantar objetos pesados, no realizar ejercicios vigorosos, incluyendo las relaciones sexuales (deben ser evitadas durante las dos semanas después de la biopsia).

No olvides consultar a tu medico cualquier problema que se presente en tus riñones, más vale prevenir que lamentar.

Artículo relacionado

Sin artículo relacionado

0 Comentarios

Deja un comentario




Síguenos

INSTAGRAM

Agencia de publicidad en Venezuela